Tecnología en la creación musical


A nuestra disposición existe un gran abanico de software destinado a aliviarnos el trabajo musical en nuestros computadores.

Para nadie es novedad hoy en día, el avance vertiginoso que ha sufrido la tecnología informática y la revolución que ha producido en distintas áreas, entre ellas la música. Sin embargo a veces esta misma vertiginosidad nos hace sentir bombardeados con una inmensa cantidad de información que hace difícil su asimilación total y por ende, nos sentimos perdidos y sin guía en una eterna y creciente jungla de programas computacionales y aparatos tecnológicos destinados a la creación y producción musical.

Obviamente un buen consejo es asesorarse con personas con experiencia que trabajen con un perfil similar al nuestro acerca de que equipos y/o software se acomoden más a nuestras necesidades. Pero incluso así, encontraremos diversas opiniones, ya que a cada persona le van a acomodar distintas formas de trabajo y distintas herramientas, y la variedad de estas hoy en día, es inmensa.

Entonces, algo que comienza a ser fundamental es la investigación. En la Internet existe una gran cantidad de información muy útil a la hora de aprender e investigar acerca de programas y hardware. Sin embargo, lamentablemente mucha gente ha perdido el hábito de la lectura, ya sea por pereza o por considerarlo una pérdida de tiempo, siendo que a veces el hecho de hojear algunas páginas de un manual, nos aclarará de manera mucho más certera y rápida las dudas que tenemos. Recomiendo mucho entonces la lectura de comentarios de productos, bajar demos y leer sus manuales, leer en las páginas de fabricantes, etc, ya que es la única manera de realmente descubrir todas las posibilidades que nos ofrece un software o hardware en particular.

A manera de ejemplo, voy describir brevemente como enfrento yo mismo la misión de realizar un arreglo musical usando algunas herramientas de software y hardware. No lo hago en absoluto tratando de establecer un método de trabajo, si no más bien tratando de graficar como cualquier músico puede hacerse de un set de herramientas que le permitan aprovechar al máximo sus virtudes y compensar sus deficiencias.

Mi instrumento por excelencia es la guitarra, tanto eléctrica como acústica, así que todas mis creaciones nacen fundamentalmente ahí. A pesar de que estudié en un conservatorio y manejo la lectura musical tradicional, no soy un músico que en general parta escribiendo sus arreglos en pentagrama, si no mas bien, hago mucho uso de la clave americana. Entonces cuando comienzo mi trabajo creativo, tomo mi guitarra, comienzo a establecer una progresión armónica y una melodía que me satisfaga, e imagino que estilo de arreglo le vendría mejor a mi composición. Paso siguiente, una vez que ya tengo la idea general de mi composición, comienzo a escribir la armonía. Pero no lo hago con lápiz y papel, si no que transcribo los acordes en un programa llamado Band in a Box, que es un software orquestador capaz de realizar arreglos automáticos en una gran variedad de estilos musicales. Entonces busco algún estilo que se asemeje a mi idea inicial, y hago que el programa genere una propuesta de arreglo en base a la armonía que transcribí. Me es muy útil sobre todo cuando se trata de arreglar instrumentos los cuales no manejo mucho, como por ejemplo en mi caso, el piano.

Este programa cumple para mí tres misiones. Una, es que me permite imprimir una prolija partitura en clave americana con los compases numerados de mi creación. Otra, es que puedo experimentar rápidamente con distintos tipos de arreglos y variaciones armónicas. Y tercero es que una vez satisfecho con la armonía y el estilo, puedo generar un archivo MIDI que me va a servir como base para mi arreglo final y que se va a corresponder con la partitura armónica que previamente imprimí, y que utilizaré para un trabajo más ordenado en mi secuenciador.

Luego, importo este archivo MIDI base a mi secuenciador favorito, que es el Cubase SX. Aquí puedo por ejemplo empezar a experimentar con distintos instrumentos acústicos que no se puedan trabajar vía MIDI y grabo algunas pistas de audio. Y por supuesto, comienzo a intervenir el arreglo base para imprimirle personalidad propia, ya que obviamente la idea no es dejar que sea la máquina la creadora del arreglo. Aunque dependiendo del perfil de trabajo de cada músico, muchas veces los arreglos propuestos por el programa le sientan muy bien a nuestra creación, inclusive se puede aprender de estos, pero claro, solo en algunas secciones de nuestra canción.

Durante la realización de mi secuencia en Cubase, generalmente uso como módulo principal de trabajo un teclado Korg Trinity. Pero también, en la búsqueda de nuevos timbres, suelo recurrir a algunos sintetizadores y samplers virtuales como por ejemplo el GigaSampler donde he logrado recopilar algunas librerías con sonidos de gran calidad. También hago mucho uso del programa Reason, que posee unos bancos básicos bastante útiles y además permite la utilización de una utilidad llamada Reload, que transforma el formato de las librerías AKAI a Refill, dándome la oportunidad de utilizarlas en el NN-XT Digital Sampler de Reason. Se abre así un abanico grande de timbres de buena calidad a mi disposición. Con la ventaja, además, de que puedo usar Reason con el protocolo Rewire en Cubase, sacándole el máximo rendimiento a mi PC.

Una vez terminada mi secuencia, procedo a grabar las pistas de audio que corresponda y realizo todo el proceso de mezcla en el mismo Cubase SX. Previamente también guardo la secuencia MIDI final de mi proyecto, para finalmente importarla en algún editor de partituras (en mi caso uso el más sencillo: Overture) para hacer las ediciones gráficas que correspondan y finalmente poder imprimir las partituras de mi creación.

Como dije antes, éste es sólo un ejemplo de cómo se puede trabajar, pero la forma y las herramientas con las cuales trabajar son tan variadas como las mismas personas. Puede ser que algunos músicos prefieran empezar sus creaciones en un editor de partituras y de ahí exportarlo a otro programa para su posterior grabación, o trabajar por completo en plataformas como Reason o Band in a Box, en fin, posibilidades hay muchas, pero lo más importante es investigar y leer mucho, ya que el tiempo que invertimos haciendo esto, nos será compensado con un trabajo mejor y más fluido. No hay que olvidar que todas estas herramientas no son para complicarnos la vida, si no para hacérnosla más fácil, es solo cuestión de darnos tiempo para aprender. Hasta la próxima.


Tutorial de Marcelo Castillo (Productor Musical-Arreglista-Sonidista)

Comments