Piano‎ > ‎

Cómo afinar mi piano

¿Cada cuanto tiempo se afina un piano?

Un buen piano es siempre el producto de un trabajo artesanal y artístico. Por lo tanto, es un crimen contra la esmerada destreza profesional que se ha volcado en construirlo no darle los cuidados necesarios para que no pierda ninguna de las condiciones iniciales para las que fue realizado. Pagar una suma considerable de dinero para adquirir un buen piano para luego abandonarlo a su suerte por no brindarle los cuidados y servicios necesarios para su mantenimiento es siempre un muy mal negocio.

No hay nada que pueda compararse a tener su piano afinado constantemente, cada vez que usted va a hacer uso de él.

Para entender por qué un piano se desafina es necesario conocer primeramente que todo el instrumento está sometido siempre a una gran tensión. Las, como mínimo, 230 cuerdas que posee un piano están sometidas a una tensión que varía entre los 15.000 y los 18.000 kilogramos. Esta gran tensión es soportada especialmente por el arpa y el clavijero, y la sesión que estos elementos realizan frente a la tensión de las cuerdas produce la desafinación gradual del piano.

Se suele coincidir en que un piano debe afinarse, al menos, dos veces al año, siendo tres veces al año la periodicidad ideal. Si el piano está sometido a condiciones de temperatura y humedad cambiantes, el mínimo de afinaciones debería ser de tres al año siendo lo ideal cuatro.

En pianos de uso doméstico se recomienda entre dos y tres afinaciones al año. Cuatro afinaciones al año para pianos de uso intensivo: profesores, estudiantes de conservatorio, etc. Para pianos de concierto, se recomienda que sea afinado cada vez que va a ser utilizado para un concierto con público o grabación. Con respecto a la regulación, registración y lubricación del mecanismo, se recomienda que este trabajo se realice una vez al año.

Con respecto a los pianos que no se encuentran en el standard internacional A440, se puede decir que siempre un piano está diseñado y construido para estar en ese tono, y que si no se encuentra en él se debe fundamentalmente a dos problemas: el primero es que el propietario no afina el piano con la periodicidad adecuada; el segundo surge necesariamente del primero pues si el propietario hace afinar su piano con la periodicidad recomendada, es la impericia y desidia del técnico que atiende el piano la que permite que el mismo caiga de tono.

Un piano que no está en A440 puede ser llevado allí mediante técnicas especiales de afinación. Estas técnicas deben ser realizadas por personal capacitado pues sino se puede poner en peligro la integridad del piano.

¿Qué dicen los fabricantes al respecto?

  • Baldwin Piano Company

Todo piano nuevo requiere afinaciones y regulaciones de mecanismo frecuentes durante su primer año de vida. Para los pianos Baldwin nosotros recomendamos tres o cuatro afinaciones y una inspección del funcionamiento del mecanismo en el primer año de vida del piano. Después del primer año, nosotros recomendamos un mínimo de dos afinaciones al año y una regulación completa del mecanismo.

Willard Sims, Piano Service Manager of Baldwin Piano.

  • Kimball Piano Company

La regularidad del servicio del piano es importante para mantenerlo al máximo de sus posibilidades. Nosotros recomendamos cuatro afinaciones al año, a intervalos regulares, para una optima estabilidad y perfomance.

La regulación y lubricación del mecanismo también debe hacerse periódicamente para mantener un adecuado funcionamiento de las teclas, el mecanismo y los pedales. Esta debe ser realizada al menos una vez al año.

Dan Wehr, General Manager, Kimball Piano Co.

  • Everett Pianos

Para mantener nuestros pianos como instrumentos musicales de gran calidad, es esencial el mantenimiento a períodos regulares que se le realiza. Factores como la variación de la temperatura y humedad y el modo de uso son las condicionantes básicas para establecer la cantidad de afinaciones y regulaciones anuales que el piano requiere.

Como regla general puede decirse que los pianos nuevos deben afinarse cuatro veces durante su primer año y luego de dos a tres veces al año. Nosotros recomendamos a nuestros clientes que utilicen los servicios de un técnico para pianos calificado.

Everett Piano Service Manager.

  • Pianos Steinway & Sons

Su piano Steinway fue afinado muchas veces antes de abandonar la fábrica. Este fue afinado a A440 para ser mantenido allí. Este es el Standard International Accepted para el cual los pianos Steinway están construidos. Desafortunadamente, no importa que tan bien ha sido afinado el piano: las variaciones atmosféricas y la misma naturaleza de la construcción del piano conspiran para desafinarlo.

Su piano Steinway fue diseñado y construido para que en condiciones normales solo necesite afinaciones periódicas. Nosotros recomendamos que el piano sea afinado entre tres y cuatro veces al año. Sin embargo es usted mismo quien, en definitiva, decide qué tan a menudo va a afinar su piano. Para exponer esta cuestión desde otra perspectiva usted debe recordar que un piano de concierto es afinado cada vez que va a ser usado para concierto, a veces de tres a cinco veces por semana.

La afinación de pianos es un arte que es practicado por profesionales. De ningún modo permita que un idóneo o afinador sin los conocimientos y estudios adecuados heche mano a su Steinway.

Joe Bisceglie, Manager, Technical Standards.

  • Yamaha Pianos

Los pianos nuevos deben ser afinados un mínimo de cuatro veces durante el primer año de vida. Luego de este período, como mantenimiento standard, los pianos deben ser afinados al menos dos veces al año.

Por supuesto que muchos músicos afinan sus pianos más asiduamente para satisfacer sus propias necesidades musicales.

Cuando su piano necesite afinación, llame a su vendedor autorizado Yamaha o llame a un buen técnico en pianos.

El hecho de mantener su piano afinado le brindará muchos años de satisfacciones musicales.

Yamaha Piano Service Manager.

Los artículos que siguen a continuación,  Kit de afinación - Protocolo simplificado de afinación en cinco pasos  - Tutorial para afinar una nota con sus respectivas ilustraciones han sido reproducidos por cortesía de http://comoafinarpianos.com © copyright  Juan Olalla 2012

Kit de afinación

Un kit básico de afinación está compuesto de lo siguiente:

  • Una llave de afinar

  • Un diapasón en La 4

  • Dos cuñas de goma

  • Una cinta de fieltro

  • Un metrónomo


La llave de afinar
Un capítulo entero se podría dedicar a esta herramienta, es la parte fundamental de nuestro material y posiblemente la más cara. En mi opinión, vale la pena invertir algo mas en una de las buenas. La podemos comprar en uno de los portales especializados en Internet. Mejor que sea de calidad, y si es posible con las bocas intercambiables.

Si compramos una llave con bocas intercambiables sería interesante también comprar un par de boquillas de repuesto del número 2 y 3. También una de las largas, utilizadas sobre todo para los pianos de cola.

La precisión que podemos lograr con una llave de afinar profesional es muy superior a la lograda con una barata,  además hace el trabajo mas rápido y efectivo. La que yo utilizo es una antigua con la empuñadura de “palo santo” extensible y por supuesto con boquillas intercambiables, no la cambiaria por nada!

Un diapasón La 440 hz.
Se trata de un diapasón normal y corriente en La, también nos podría valer en Do, pero nos quedaremos con el diapasón en La. Lo podemos comprar en cualquier tienda de instrumentos musicales.  La utilidad del diapasón es disponer de una referencia exacta a la hora de establecer el temperamento o base en la que se desarrollará la afinación.

Dos cuñas de goma
Si no la podemos comprar, la podemos hacer nosotros mismos. Se trata de un par de simples cuñas de goma con las que apagar el sonido de las cuerdas que no queramos o necesitamos oír.

Una cinta de fieltro
Mejor disponer de un par de estas. Se trata de una cinta de fieltro de unos dos o tres milímetros de grosor  por dos centímetros de ancho y aproximadamente un metro de largo. Nos será necesaria para ir apagando  un número determinado de cuerdas y establecer el “temperamento”, la base en la que se desarrollará nuestra afinación.

Un metrónomo
Nos puede servir cualquiera, pero uno de esos digitales pequeños sería perfecto. Lo utilizaremos al principio de nuestro aprendizaje, y nos resultará muy valioso para ejercitarnos y comprobar la exactitud de las batidas o pulsaciones en las que se basa la afinación. Cuando nos hayamos habituado a oírlas podemos prescindir de el, aunque siempre es bueno tenerlo a mano para una comprobación.

Protocolo simplificado de afinación en cinco pasos

El protocolo de afinación de pianos se ha estandarizado, y desde los últimos digamos 50 años hay un sistema general de afinación que salvo pequeñas diferencias está mundialmente aceptado y consolidado. Ese sistema se llama: “equal temperament” Lo primero sería desplegar el temperamento, pero que es el temperamento?

El temperamento
Bien, el temperamento lo podríamos definir como la creación en la parte central del teclado de unas referencias que después aplicamos a todas las notas, o sea afinamos de una cierta manera un grupo de notas (normalmente una octava u octava y media) que después se duplican y despliegan al resto del teclado.

La realización del temperamento es la parte crucial de la afinación y de su correcta ejecución depende en buena medida la calidad y precisión del trabajo. Aunque establecer el temperamento es relativamente fácil, para aprender a hacerlo necesitaremos un poquito de estudio y práctica. Tiempo bien invertido, pues una vez aprendida y memorizada su técnica, la podemos aplicar a todas las afinaciones.

Podríamos decir que hay dos grupos fundamentales de temperamentos. Por un lado, los que utilizan intervalos de cuarta y quinta y solo usan las terceras y sextas como comprobación, y por otro lado los que afinan haciendo uso de las terceras y sextas y utilizan las cuartas y quintas solo para comprobar. En mi opinión, el segundo grupo es mejor, ya que los intervalos de tercera y sexta producen frecuencias de batidas mas rápidas, 7, 8 o 9 ”bps” y son generalmente más fáciles de reconocer. Por el contrario, el primer grupo, el que afina usando intervalos de cuarta o quinta produce batidas mucho más lentas, que para la mayoría de la gente son significativamente mas difíciles de percibir.

Primer paso:
Apagamos con una cinta de fieltro que vamos introduciendo entre los tríos, las cuerdas laterales, dejando audibles solo las centrales que son las que vamos a afinar. En la fotografía podemos apreciar como se dispone la cinta de fieltro entre los tríos que corresponden a las diferentes notas que forman el temperamento. Con el diapasón en La o Do generamos la nota de referencia y utilizando intervalos de tercera y sexta e interpretando las batidas generadas por estos intervalos, vamos afinando las cuerdas centrales.

Segundo paso
Con el diapasón en La o Do generamos la nota de referencia y utilizando intervalos de tercera y sexta e interpretando las batidas generadas por estos intervalos, vamos afinando las cuerdas centrales.

Tercer paso
Quitamos la cinta de fieltro y afinamos las cuerdas laterales de la zona que hemos afinado de forma que no generen batidas y los tríos estén perfectamente igualados. Yo personalmente, en este estadio hago sonar diversos acordes en diferentes tonos para comprobar que todos suenan mas o menos bien, si no es así habría que volver a repasar el temperamento buscando posibles imperfecciones.

Cuarto paso
A partir de aquí el trabajo se hace relativamente directo pues solo tendríamos que ir desplegando y duplicando en octavas (una nota y su octava no genera batidas) hacia arriba y hacia abajo del teclado las notas que ya hemos afinado en la parte central o temperamento.

Quinto paso
Repaso general del teclado, con especial atención a los tríos hasta “clavarlos”, o sea dejarlos totalmente igualados. Pues son especialmente esos tríos desafinados los mas molestos y los que hacen mas apreciable el efecto de desafinació.

Frecuencias teóricas
El gráfico que sigue a continuación es una tabla con las frecuencias teóricas que corresponden a cada una de las 88 teclas del piano. Las notas señaladas en amarillo son las doce notas del temperamento, Fa33 a Fa45. Pinchar en el gráfico para agrandarlo


El “stretch” o estiramiento
Un afinador de pianos experimentado, a la hora de desplegar el temperamento en octavas haría lo que se denomina el “stretch” o estiramiento. Como su nombre indica se trata estirar  las notas de la parte alta del teclado, hacia arriba. O sea Do 7 (Do de la séptima octava se afinaría un poquito mas alta que su octava Do 6 y por consiguiente, Do 8 algo más alta que Do 7. En realidad se trata de una curva exponencial, cuanto mas alta sea la zona del teclado, mas pronunciada sería la curva exponencial. 

El mismo principio es aplicable a las notas bajas, pero de forma invertida. O sea, la curva exponencial sería hacia abajo en vez de hacia arriba.

Supuestamente, desde el punto de vista teórico, el estiramiento se hace para corregir la inarmonicidad consustancial a todos lo pianos. Desde el punto de vista estrictamente práctico, simplemente porque haciendo el estiramiento el piano suena mejor. Aunque claro, esto es también cuestión de gustos, pues en este tema como en tantos que tienen que ver con la afinación de pianos no hay reglas fijas e inamovibles.  Existen tablas teóricas que supuestamente determinan la cantidad de “stretch” de cada nota, pero eso es todo. En la practica cada afinador realiza el estiramiento (si lo realiza), según su gusto y criterio. 

Tutorial para afinar una nota

Con este sistema conseguiremos afinar esas notas que tanto ofenden al oído y mejorar en conjunto el sonido del piano, al menos hasta que venga el afinador.

Con relativa frecuencia encontramos pianos que aunque no están muy desafinados tienen una o dos teclas que “dan la nota” o sea que destacan del resto por su mas que perceptible desafinación. Cada vez que pulsamos una de esas teclas tan desafinadas resulta francamente irritante.

El problema radica en que el dúo o el trío de cuerdas que corresponden a esa nota no están en perfecta armonía. Aproximadamente los dos tercios superiores del teclado está formados por tríos. Los tríos como su nombre indica son tres cuerdas que corresponden a una nota del piano o tecla y esas tres cuerdas deben de estar afinadas exactamente igual, a la misma frecuencia, o sea sin pulsos o batidas.

Cuando las tres cuerdas del trío no están afinadas exactamente igual el efecto acústico es especialmente chillón y desagradable y la desafinación es mas que apreciable. El conseguir aliviar esa desafinación es relativamente simple. Para eso necesitamos una llave de afinar y dos cuñas de goma. La forma de proceder es la siguiente:

1º  Quitamos la tapa del piano y tocamos la tecla desafinada hasta identificar cual es el trío de cuerdas que corresponde a la nota que queremos afinar.

2º  El próximo paso será seleccionar una de las tres cuerdas ya que esa que seleccionemos nos servirá como referencia para afinar las otras dos. Para eso, primero pulsaremos el pedal de sustain con la idea de levantar los apagadores y dejar las cuerdas libres.

Entonces simplemente hacer sonar una a una cada cuerda con una uña o púa mientras que con la otra mano tocamos al unísono la tecla de la octava superior e inferior. Si se prefiere también podemos utilizar cuñas de goma para aislar las cuerdas del trío que queremos afinar. Así iremos comparando su sonido, tocando a la vez una cuerda ya aislada del trío y la tecla de la octava inferior y superior hasta identificar cual de las tres cuerdas está mejor.

3º  Para que nos sirva de ejemplo imaginemos que la cuerda de referencia que hemos seleccionado es la del centro. Entonces, pondremos una cuña de goma entre la cuerda izquierda y el  trío inmediatamente inferior de forma que cuando toquemos la tecla solo sonará la cuerda del centro y la de la derecha.

4º  Siguiendo la cuerda derecha identificamos la clavija que le corresponde y ahí metemos la llave. Ahora pulsamos la tecla. Si oímos con suficiente atención notaremos como una oscilación, una especie de "wou wou wou" a mayor o menor velocidad. Nuestro objetivo es eliminar esa oscilación de forma que las dos cuerdas suenen como una sola, Así suena, pincha aquí. Aquí la oscilación es prácticamente inexistente, nótese la diferencia con el ejemplo anterior.

5º  Agarramos la llave con fuerza y la movemos sutilmente, con un pequeñísimo movimiento hacia la izquierda, o sea al contrario de las agujas del reloj fijándonos si la oscilación aumenta o disminuye. A continuación simplemente iremos moviendo la llave ya sea hacia izquierda o derecha hasta conseguir que las oscilaciones desaparezcan o al menos que sean tan lentas que sean imperceptibles.

6º  Repetimos el anterior proceso para afinar la cuerda izquierda. Metemos la cuña de goma entre la cuerda de la derecha y el trío inmediatamente superior, con el fin de aislar y que solamente suenen las cuerdas del centro y la de la izquierda. Metemos la llave en la clavija de la izquierda y procedemos de igual forma que en el ejemplo anterior, moviendo la llave suavemente hacia izquierda o derecha hasta conseguir anular ese wou wou u oscilación por completo o casi por completo y que las dos cuerdas suenen como una sola.

7º  Seguidamente retiramos la llave de afinar y pulsamos la tecla en cuestión. Debería de estar afinada y en armonía con el resto del teclado o al menos notablemente mejor que antes. Si no es así repetimos el proceso varias veces mas hasta quedar satisfechos con el resultado. La primera vez puede parecer complicado pero cuando lo hagamos unas cuantas veces veremos que en realidad no lo es.
 
OJO!!

Aviso: Es muy importante no equivocarnos de clavija y comprobar hasta estar totalmente seguros de que hemos metido la llave en la clavija correcta pues de lo contrario podríamos romper la cuerda.

Agarrar la llave con fuerza y si hace falta apoyar con el codo,  moviéndola con extremo tacto y suavidad.

Oír con mucha atención. Lo que tratamos de oír no son notas musicales, sino oscilaciones, también llamadas pulsaciones o batidas

Cuando estemos afinando siempre pulsar las teclas con fuerza, sin miedo, pues eso hace que las cuerdas se distiendan y se asienten mejor.




 Juan Olalla es técnico de pianos y autor de los libros digitales “Como afinar un piano” y “Como reparar un piano” ambos ebooks disponibles en http://comoafinarpianos.com

Comments