Guitarra‎ > ‎

Cómo grabar guitarras eléctricas


Cómo encarar una sesión con guitarras

Una técnica común para grabar la guitarra limpia es hacerlo por línea, esto significa pasar la guitarra por una caja de inyección (para adaptar la impedancia) y mandarla a la mesa, y luego a tu grabador o, si no tienes mesa, directo al grabador (un ordenador, por ejemplo).

Esta técnica tiene sus ventajas y sus desventajas. Lo bueno es que no necesitas un amplificador, no necesitas un micrófono y no necesitas un entorno acústico especial para tomar bien la señal. Y lo malo es que seguramente no te sonará igual que en el ensayo. Este detalle puede solucionarse (al menos parcialmente) si intercalas entre la guitarra y el grabador un ecualizador y un compresor, o, si no tienes estos efectos, la puedes grabar igual y se los pones en el momento de la mezcla.

Sin embargo, la técnica tradicional es la de enchufar la guitarra a un ampli (usando la distorsión de este o intercalando un pedal distorsionador) y poner un micrófono frente al ampli. Algunas variantes de microfoneo para esta técnica son centrar el micrófono en el medio del cono del ampli y pegado a la tela del equipo para lograr un sonido grave y profundo, o alejarlo para ir perdiendo graves y ganando efecto de reverberación natural del ambiente donde estén el equipo y el micro.

Si tienes 3 micrófonos, puedes poner uno bien cerca y centrado, y los otros dos más lejos y separados para que tomen distintas reverberaciones del ambiente y luego, en la mezcla, paneas uno a la izquierda, otro a la derecha y el que está pegado al ampli en el medio. Esta técnica también la puedes utilizar en los equipos con 2 amplis y más recomendable aun, en los equipos estéreo.

Tu guitarra

Tengas una Paul Reed Smith de Luthier o una imitación de Telecaster de 100 euros, tu guitarra siempre tiene que estar a punto para tocar, y esto supone una serie de detalles que no dejaremos aparte por obvios que nos parezcan.

Siempre que vayas a grabar utiliza cuerdas nuevas; las cuerdas usadas pierden su color por determinados factores. Tampoco hay que ser neuróticos con esto, pero si tienes una grabación importante y quieres que tu guitarra esté en las mejores condiciones, debes usar cuerdas nuevas.

Chequea tu afinación siempre que puedas, antes de cada toma incluso. Lo ideal es poner un afinador que tenga salida thru y tenerlo conectado siempre. Si eres un guitarrista amante del vibrato, tus cuerdas se desafinarán con facilidad. Comprueba siempre que la guitarra esté bien octavada, es decir que la afinación sea igual en el traste 12 que con la cuerda al aire.

Pon especial atención a las interferencias, sobre todo las causadas por los monitores de ordenador. Busca en la sala la posición adecuada en donde las interferencias sean menores, y en la medida de lo posible apaga esos monitores para matar el problema.

Usa diferentes tipos de guitarras o de sonidos cuando quieras tenerlos bien separados en la mezcla, y ecualízalos de manera que no se estorben en el espectro de frecuencias, dándole espacio en la mezcla a cada uno de los sonidos atenuando o realzando frecuencias.

Si tenemos pistas de sobra, las técnicas modernas de grabación en disco duro nos permiten hacer varias tomas de un mismo solo para así elegir después la mas acertada o una combinación de ellas. Habitualmente, los efectos en el estudio se aplican durante la mezcla; sin embargo, en el caso concreto de los guitarristas es importante que el sonido se grabe procesado para comodidad del ejecutante, especialmente si lleva un wah wah, un delay o algo que influya sobremanera a la hora de interpretar. Efectos como una reverb se pueden monitorizar durante la grabación grabando la señal seca y aplicándola después. Lo importante es que el guitarrista se sienta cómodo con su sonido mientras lo ejecuta.

Amplificadores

Existe una gran variedad de amplificadores: a válvulas, a transistores, algunos combinan válvulas y transistores... pero para lograr una buena distorsión, todos los guitarristas estarán de acuerdo en que un buen amplificador de válvulas es lo mejor. Esto se debe al sonido clásico de la distorsión armónica producida por la saturación de las válvulas, algo difícil de simular con efectos digitales.

Hay dos tipos de equipos; el combo, con un altavoz integrado en la caja, y el compuesto por un cabezal y una caja de altavoces independiente. Los más comunes son los altavoces de 12 pulgadas. Dos de estos se utilizan en los modelos de combos AC30 de Vox y Fender Twin Reverb. Y 4 de estos (Celestion) son los que van dentro de la clásica caja Marshall acompañados por su respectivo cabezal.

Un error común en los guitarristas es el de llevar su muro Marshall (por poner un ejemplo de potencia) al estudio en el momento de la grabación, pero después de la prueba de sonido se encuentran con un técnico que le baja el volumen a 1 y 1?2 porque si no se le vuela el micrófono. Y el resultado es que el equipo no suena ni parecido a ese volumen. Entonces muchas veces lo mas recomendable para ahorrar espacio, volumen y lograr una buena distorsión, es utilizar un equipo pequeño a todo volumen y no uno grande a medio volumen; total, lo importante es el sonido que va a tomar el micrófono y no la vibración del edificio...

Durante la grabación

Es muy importante tener todo preparado para el momento de entrar en el estudio. Un problema habitual que les surge a los guitarristas de bandas con una sola guitarra es que siempre escucharon a su banda con una sola guitarra (en los ensayos y en vivo) y en el momento de grabar se les ocurre grabar varias guitarras.

Hasta ahí todo bien, pero el problema surge cuando terminan de grabar la guitarra que tocan siempre e intentan inventar otras con punteos y arreglos en el estudio. Con esto se pierde tiempo y generalmente un mal resultado musical, por arreglos improvisados o guitarras que se repiten sin sentido (y que te harán perder tiempo en la mezcla pensando ¿qué hago con estos 10 canales de guitarra?). Por eso, es importante planificar todas las guitarras que se van a grabar un tiempo antes de ir al estudio, y tenerlas bien ensayadas.

Para planificarlas podes tener en cuenta algunos aspectos sonoros: hacer dos tomas de una misma guitarra base puede resultar interesante sabiendo que si quieres que la base suene densa y compacta (generalmente con bases distorsionadas) te conviene hacer varias tomas, tocando exactamente lo mismo y con el mismo sonido. Pero si quieres hacer bases con variaciones musicales de cada guitarra es mejor que hagas una variación en el sonido de cada toma para que en el momento de la mezcla se puedan distinguir los arreglos de cada una. Esto lo puedes hacer de varias formas:

  • Distintos equipos para cada toma

  • Distintos efectos

  • Distintos micrófonos

  • Distinta combinación de micrófonos de la guitarra

  • Distintas guitarras

  • Distintas inversiones de acordes (o con cejilla)

  • Distintas afinaciones

  • Desplazadas en el mástil

Algunas de estas técnicas se pueden hacer directamente mientras tocas una sola toma. Por ejemplo, dividiendo la señal con una caja directa y mandándola a dos equipos distintos, o una salida de la caja directa a un equipo y la otra directa por línea, o poniendo en un mismo equipo distintos tipos de micrófonos. También puedes, al mismo tiempo que estas grabando una toma, grabar el sonido acústico de las cuerdas de la guitarra eléctrica con un micrófono (o dos, en estéreo, uno en el mástil y el otro en el traste 12 aproximadamente, o los dos en el medio, uno apuntando a las cuerdas graves y el otro a las agudas).

Mezclando

Las guitarras eléctricas tienen un amplio espectro de frecuencias (y más aun las distorsionadas), lo que hace que haya que tratarlas con mucho cuidado en la mezcla para no enmascarar instrumentos que se hallen en la misma zona de frecuencias, como teclados, pianos, voces, redoblantes, etc... Para lograr esto puedes aprovecharte de los ecualizadores y también del la sensación estéreo.

Ten en cuenta que los instrumentos de una mezcla se pueden separar por volumen, tono, timbre y espacialmente. Por eso, si grabaste dos guitarras iguales, puedes armar la base paneando una a la izquierda y otra a la derecha. Esto te da una buena imagen estéreo y te deja libre el centro como para ubicar un punteo o la voz. Si grabaste una sola guitarra y ahora te dieron ganas de tener varias no te preocupes, puedes mandar la guitarra a distintos equipos, ponerle un micrófono y volverla a grabar en otro canal. De esta manera puedes lograr distintos sonidos de guitarra en el momento de la mezcla. También puedes doblar una guitarra aplicándole un pequeño delay, o mandando la guitarra original a un lado y la misma pero invertida de fase al otro lado.

Experimenta

Esto es esencial, no hay una técnica correcta a la hora de grabar una guitarra. Los factores a tener en cuenta una vez tengamos nuestra guitarra a punto son principalmente:

  • Microfonía

  • Multiefectos

  • Amplificadores

Aquí hay todo un mundo de técnicas, posiciones, trucos... trataremos de sugerir unos cuantos, pero lo esencial es que cojas tu equipo y que juegues con él. El mejor truco es el que uno mismo ha descubierto, ha probado y ha visto que es el adecuado para conseguir el sonido que persigue en cada situación. Nos limitaremos a exponer unas cuantas propuestas a modo de puntos de partida, para llegar al fin deseado: tener nuestro propio sonido y controlar todos sus aspectos.

Juega con las posiciones de los micros. Utiliza uno o varios. Ponlos en ángulo recto apuntando hacia el altavoz, pon uno detrás, mezcla las diferentes señales... Todo es posible, lo importante es experimentar

Si quieres que tu ampli suene con menos graves, levántalo del suelo y ponlo en alto. Por el contrario si lo que buscas es un sonido con graves demoledores, ponlo en una esquina. En este sentido, la distancia entre el micro y el ampli suele desempeñar un papel esencial.

Habitualmente, situar el micro enfrente del altavoz a un palmo (o menos) de distancia, dará como resultado un sonido grave, con cuerpo y "punch" ("pegada"). Conforme vayamos aumentando la distancia, el sonido se hará más ligero, brillante y "ventilado".

Y ahora una cuestión: ¿es posible conseguir un sonido redondo, lleno, sin hacer un uso abusivo de los graves y la saturación? La respuesta es... difícil lo tienes. Pero puedes intentar un truco usado por Eddie Van Halen, y que consiste en la utilización de dos micros simultáneamente. Uno de ellos lo colocas enfrente del cono del altavoz, dejando una distancia suficiente para evitar el desagradable zumbido del exceso de graves. El otro micrófono, enfócalo hacia la esquina del altavoz... dejando un espacio mayor que en el otro caso. De esta manera obtendrás un sonido más rico y denso, muy apropiado para que tus solos guitarreros no recuerden al cascajo de Extremoduro, Reincidentes, y demás pandilla.

Resulta desconcertante observar cómo muchos guitarristas no se desprenden de su Shure SM57 ni para ir a la ducha. Sin embargo, otros rastrean hasta en los cubos de basura para encontrar micros o accesorios deliberadamente viejos, con la intención de sonar parecido a alguien, en algún disco, editado algunas décadas atrás.

Toca en la sala de control si es que tienes la posibilidad, y así podrás oir por los monitores lo que se esta grabando exactamente a través de los micros. De lo contrario, puedes llevarte una gran decepción (con el consiguiente cabreo), al comprobar que ese magífico riff que acabas de interpretar, lleno de destreza y sentimiento... debe ser repetido porque no ha sonado exactamente como tú pensabas que estaba sonando. O mejor dicho: al cacharro que graba no le ha sonado igual que a ti. Así que asegúrate bien y experimenta desde la cabina, antes de dar pasos en falso. Graba la señal del ampli con los micros y a la vez, graba la guitarra por linea o con algún efecto y experimenta con ambas señales en la mezcla

Si buscas engordar tu sonido, trata de tocar lo mismo en dos pistas diferentes; es una alternativa menos artificial que un chorus, y puede dar resultados interesantes paneando las tomas. Pero cuidado, ya lo dijo Yngwie Malmsteen en una de las  célebres entrevistas/vaciladas que solía conceder... "demasiado a menudo, 2 pistas simúltaneas no se suman... sino que se restan".

Otro experimento curioso es colocar un micro en la guitarra y recoger el sonido de la púa y de las cuerdas; conseguirás una pista brillante para añadir a la mezcla. Como ejemplo práctico, escucha Been Caught Stealin, tema de los alucinantes Jane's Addiction, donde Dave Navarro aplica esta técnica. Cuidado con las puertas de ruido, utilízalas con cabeza; si decides usar una, ponla después de la distorsión, pero antes de un delay o una reverb, para que la puerta no se coma la cola de la reverb o la cola del delay.

En definitiva, todo esto es papel mojado si lo aplicas de forma autómata. Lo importante es escuchar atentamente lo que estás tocando; lo ideal sería tener a un técnico que ponga micrófonos mientras tocas y que vaya cambiando el tipo de micrófono y la dirección hacia donde apunta, hasta que oigas que el sonido se adapta a lo que quieres conseguir.

Si después de todo lo que te hemos contado tu guitarra no suena bien, habrá que ir pensando en cambiar al guitarrista, que después de todo, ¡sigue siendo lo mas importante!

Tutorial cedido por Tamaba (Taller de Música y Arte de Buenos Aires)

Comments